Costa Rica cumplió 28 años de conexión con el mundo

“Un paquete, un paquete”. Esta frase pronunciada hace 28 años por Guy De Téramond Peralta, conocido como el padre de la Internet en Costa Rica, enmarca la primera vez que el país se conectó a Internet.

El 26 de enero de 1993, gracias al esfuerzo de un equipo de funcionarios de la Unidad de Redes de la Universidad de Costa Rica (UCR) liderados por De Téramond, se celebraba un hito que cambió la historia de las telecomunicaciones, tanto a nivel nacional como regional, tras convertirnos en el primer país Centroamericano en conectarse a Internet.

Previo a la llegada de Internet, el conocimiento en el tema era casi nulo a nivel nacional. En el año 1990, la UCR había tenido un primer acercamiento al mundo de las conexiones por medio de Bitnet, una red de nodos limitadas a unos cuantos equipos en el mundo, que permitía establecer una conexión entre dos equipos para servicios básicos. Ofrecía opciones novedosas e interesantes para la época, ya que permitía hacer intercambios de correo electrónico.

Ese primer acercamiento a Bitnet, alimentó el deseo de obtener más conocimientos y formar parte de Internet. Abel Brenes Arce, del Centro de Informática (CI) y miembro del proyecto liderado por De Téramond, recuerda que fue enviado a auto-capacitarse con manual en mano para gestionar el primer enrutador que se recibiría en la conexión de Internet.

“El enrutador era el primer dispositivo que llegó a latinoamérica que se iba a usar para hacer la conexión. Comencé el estudio y preparación del funcionamiento y de los protocolos de enrutamiento de ese momento, tuve que iniciar de cero porque realmente aquí no se hablaba de esos temas, nadie sabía qué era un enrutador, ni qué era un protocolo de comunicación”, recuerda Brenes.

Tras varias semanas de estudio y preparación, el 26 de enero de 1993 se concretó la instalación del primer nodo de Internet en la UCR. “Esa conexión consistió en enlazar el nodo de Internet en la UCR con el enlace satelital en homestead /EEUU mediante un canal para transmisión de datos que permitía conectar a la Universidad con un ancho de banda de 64 kilobits”, añade Brenes.

Esta primera conexión, permitía acceder a servicios como la descarga de archivos tipo File Transfer Protocol (FTP), conexiones entre servidores y correo electrónico. La navegación WEB en modo texto apenas iniciaba.

Desde esos 64 kilobits iniciales y tras casi tres décadas de historia, Internet ha crecido sin descanso hasta convertirse en la unión de todos los servicios mundiales y el potenciador por excelencia de la web que conocemos hoy en día, y que posiciona el Internet de una forma sorprendente.

Internet: el crecimiento de una gran autopista de comunicaciones

Gracias a esta iniciativa liderada desde la UCR, en el país se comenzaron a desarrollar proyectos de interconexión, tanto a nivel nacional como regional. Se estableció CRNet, una red de investigación nacional que permitía interconectar las principales instituciones académicas y de investigación del país, facilitando el acceso e intercambio a la información y los recursos.

Posteriormente, se inició un proyecto de interconexión regional auspiciado por la Organización de Estados Americanos que permitiera integrarse a Internet. El equipo de la UCR comenzó a hacer conexiones en Panamá, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, además de apoyar a Belice, Barbados y Bahamas con asesoría sobre el tema.

“Los equipos de comunicaciones que iban a conformar CRNet fueron trasladados a las instalaciones físicas del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), de Radiográfica Costarricense (RACSA) y colocadas en diferentes localidades para hacer la interconexión de las universidades y algunos centros de investigación. Todos los miembros de CRNet eran socios en el proyecto para iniciar el desarrollo colaborativo y financiar los enlaces y ancho de banda del internet”, indica Brenes.

Tras dichos esfuerzos, en abril del 93 se estableció la primera conexión IP entre diferentes instituciones, que abriría el camino para el desarrollo de proyectos interinstitucionales. Personal académico y estudiantes tuvieron acceso por primera vez a este proceso de comunicación con sus propios enlaces, sin la necesidad de duplicar recursos y gastos.

Más adelante, la semilla de Internet en el sector académico apalancó la incorporación de RACSA al mundo de Internet, abriendo la posibilidad de extender esa herramienta a la sociedad más allá de la academia. Se comenzaron a brindar servicios a usuarios individuales y posteriormente a empresas, hasta la incorporación del ICE con la Red Avanzada de Internet (RAI) que masificó por completo las plataformas de Internet como las conocemos hoy en día.

Los retos futuros del Internet en Costa Rica

La Universidad dio el primer paso de una gran jornada que está lejos de terminar. La tecnología continúa su avance de manera acelerada y el país tiene una gran cantidad de retos ante una Internet que ha variado su comportamiento y uso con el paso de los años, y que es fundamental para el desarrollo de las actividades diarias del ser humano.

Entre los retos que se deben atender, Brenes destaca la mejora en el ancho de banda disponible, la universalización del acceso al Internet, la atención de la barrera de costos de los servicios de Internet y un reforzamiento de la infraestructura tecnológica, de forma que permitan al país prepararse de una mejor manera ante nuevos avances tecnológicos.

“Soy optimista de cara a la introducción del 5G (Quinta Generación) de la Internet celular y al punto de intercambio IXP nacional, que brinda una ventana de oportunidades para recibir el ancho de banda que se requiere en los dispositivos móviles, pero necesitará mayor compromiso y apertura de los operadores en el tema de la infraestructura y su fortalecimiento”, finaliza Brenes.